lunes, 14 de diciembre de 2009

Amores Imposibles



David Cantero es Periodista y presentador del Telediario de Fin de Semana de TVE
Me gustó mucho un artículo que escribió para una revista titulado "Amores Imposibles"
C.

"Hay amores inmensos como el infinito que sin embargo no encuentran ni tiempo ni lugar para existir. Sólo me enamoré un par de veces siendo adulto y otra siendo un niño, y las tres me quebraron el alma de un modo u otro.
Todo eso lo guardo en una caja pequeña y sin esquinas, oscura, dorada e indestructible. Aún no la he cerrado después de echar en su interior los últimos jadeos de amor. Esa esencia aún húmeda, aún hierve, aún escuece si la aspiras. No todas las edades son aptas para amar, no de igual manera, a pesar de cuantos tópicos nos repitamos para convencernos. No es lo mismo a los 15 a los 40, a los 25 que a los 50.

Una buena amiga cree que cuando nos enamoramos fuera de tiempo y de lugar, sin que pueda ser, es señal de que la vida nos está poniendo a prueba. La vida es una zorra, le digo yo, una auténtica arpía. No sabe administrar sus pasiones, ni las mías ni las tuyas. Nos miente con demasiada frecuencia. Nos hace creer que somos eternos, como ella, que la ternura no tiene límites y que siempre es posible amar y ser amado. Y así nos despeñamos, caemos hasta el fondo y nos perdemos sin atender a la certeza de que todo acabará.

Cuando más maravillados, cuando más perdidos estábamos en el juego de sus engaños y los nuestros, la vida vence con sus cartas espectrales. Siempre gana con sus protervos ases de quimeras, sus inaceptables picas de condiciones, sus afiladas espadas de finales, con sus corazones de imposiblidades, con sus burlones comodines de vacío.
Dónde se esconden los manuales del amor? De qué respaldo sacar las instrucciones en caso de emergencia? Dónde y en qué queda el tiempo de amar cuando no se puede amar?

Las Horas pasan girando en un raro y siniestro tic tac. Esa hiriente,monótona y fragmentada coreografía circular nos voltea noche tras día mareándonos,cercenándonos, desvencijándonos. El tiempo del amor posible nos esquiva burlándose, se libra de nosotros, y de nuestros amores impensables. Nos aparta de ellos, no arrebata cada una de las falsas esperanzas que albergamos y creíamos verdaderas.
El viento de lo posible es feroz. Ruge inconmovible hinchando las velas de nuestras ilusiones hasta hacerlas estallar, hasta desgarrarlas en mil jirones de frustración.
Y una vez vencidos, desvelados, la vida se aparta de nosotros dejándonos el terrible peso de haber alentado un sueño inalcanzable. Luego las estaciones avanzan sin olvido, inversas y maliciosas, rectilíneas, transformadas, tristes todas, carcajeándose de nuestras tontas penas.

El insólito sufrimiento que acarrera la falta de espacio, para amar nos iguala como humanos y nos diferencia de las bestias. Nos convierte en seres mágicos, y también indignos y ridículos. Ojalá supiéramos prever y desdeñar los engaños del tiempo y del amor. Somos insignificantes motas de polvo a merced de un soplo de perversas circunstancias.
Es difícil desentrañar la nada que deja un amor que nace condenado a la nada. No se pueden contar los días que nos arrebata esa utopía, ni cuánto duele cada minuto, cada segundo con todas sus centésimas, milésimas y milmillonésimas de angustia. La vida y el amor son juegos perdidos, esos dicen los poemas y las canciones . Pensar que es absolutamente cierto encoge el corazón, tanto que apenas lo siento uno latir...

1 comentario:

  1. Soy Marta el texto increíble! Muchos besos Marta.

    ResponderEliminar

Copyright

MyFreeCopyright.com Registered & Protected